Esta mañana nos despertábamos con la peor de las noticias.  Bombas en el aeropuerto de Bruselas y su red de metro, acababan desgraciadamente con la vida de, por el momento 34 personas. Los medios han informado rápidamente y con cierta confusión por la grave magnitud de los hechos, pero lo que si se han apresurado es a decir rápidamente que se escucharon gritos en árabe justo antes de las explosiones sin ningún tipo de testigo o declaración.

“La principal agencia de noticias belga y el diario Le Soir afirman que, poco antes de las explosiones, se escucharon disparos y gritos en árabe en la terminal del aeropuerto de Zaventem.”

Yo me pregunto si ahora todo el mundo habla árabe y es capaz de reconocerlo. Suena como algo burdo, porque los que estuviesen alrededor, quizá no hayan sobrevivido, o estén heridos, y la gente que estaba más lejos, ¿Cómo pudieron escuchar los gritos? ¿Y cómo averiguan con tanta rapidez que se trata de un ataque suicida? Veremos cuanto tiempo tardan en encontrar los pasaportes. Con todas estas dudas, uno sospecha de si nos cuentan la verdad, y quien programa realmente este tipo de desgraciados ataques. Y es que ISIS todavía no ha reivindicado los ataques.

Conviene recordar el desafortunado acuerdo al que ha llegado Europa con Turquía la pasada semana para devolver a los inmigrantes. Conviene recordar también que varios países europeos participan en la guerra siria. Y conviene recordar también que la reputación de la Unión Europea en la opinión pública está por los suelos.

Decir que la Unión Europea es quien pudiese estar detrás de esto, sería exagerado, pero todavía el precedente de la famosa “Operación Gladio”, bajo la dirección de la CIA y OTAN, es reciente y quién sabe si algún día sabremos la verdad.

En 1990 se descubrió la existencia de una red de ejércitos secretos a lo largo de Europa Occidental, promulgados por la OTAN y la CIA, con el objetivo de la lucha contra el comunismo. Así se expandió una política del miedo, con bombas y terror en Italia, para evitar que partidos con ideología comunista accediesen al poder en distintos países Europeos.

Que una estructura similar a la de Gladio pueda seguir existiendo para la lucha contra ISIS, es una posibilidad. Y es que la prensa italiana descubrió recientemente que existe un Departamento de Estudios Estratégicos Antiterroristas, que funciona como una especie de policía paralela, y funciona con miembros de la antigua red Gladio.

Lo que está claro es que esto provocará una escalada popular xenofóbica y racista contra los refugiados y gente humilde y sin recursos, que servirán para reforzar las actuaciones de la Unión Europea. Atacar territorios que son supuestos “nidos de yihadistas” no sirve absolutamente para nada, ya que los supuestos terroristas parece que están en Europa y así se está demostrando con los desafortunados hechos ocurridos recientemente. Tendremos que agradecer a los políticos que sus pésimas actuaciones tengan consecuencias en la ciudadanía.