El próximo 6 de abril, se celebrará en los Países Bajos un referéndum no vinculante, en relación al acuerdo de asociación entre la Unión Europea y Ucrania, firmado en 2014.

Este acuerdo, llamado oficialmente AA/DCFTA, se firma con el objetivo final de que Ucrania se convierta en miembro de la Unión Europea de pleno derecho en un futuro no lejano, está basado en acuerdos para mejorar la economía y garantizar derechos e igualdades a los ciudadanos en Ucrania, como pueden ser derechos laborales, libre circulación, modernizaciones de infraestructuras, etc. Y a cambio, pues suponemos que la UE se podrá garantizar un adecuado suministro de gas y petróleo.

www.euractiv.com
Mark Rutte (VVD), Primer Ministro de los Países Bajos

Bien, pues en los Países Bajos, una iniciativa ciudadana logró más de 446.000 firmas para realizar un referéndum para votar sobre este tema, y eso que el parlamento holandés ya voto a favor de este acuerdo Ucrania-UE.  La pregunta del referéndum será: ¿Está usted a favor o en contra del Acta de Aprobación del Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y Ucrania?

El objetivo de este referéndum, según los miembros de la iniciativa ciudadana, no guarda mucha relación con la causa UE-Ucrania, si no que se trata más bien de una lección para que los ciudadanos se den cuenta del poder real que tienen, y también para que en el Parlamento neerlandés se acuerde de que tienen que hacer lo que los votantes quieren y no lo que Bruselas quiera. Aunque el presidente ucraniano, Poroshenko, acusa a Rusia de estar detrás de este referéndum.

El referéndum tiene carácter de consulta y no es vinculante, pero si la participación es superior al 30% y una mayoría vota en contra del acuerdo, el Gobierno deberá someter a revisión y nueva aprobación el acuerdo firmado. Diversas encuestas otorgan una mayoría al “no” al acuerdo, con unos márgenes entre el 41 y 60% de los votos a favor de esta opción.

La posición de los partidos holandeses es diversa. La coalición de gobierno formada por los conservadores del VVD y los xenófobos PVV, difieren. El VVD está en contra de la realización del referéndum aunque su posición es la del “si”. Difiere en ello su compañero de gobierno, el PVV está a favor del referéndum pero promociona el voto del “no”,  sin renunciar a sus ideas xenófobas y racistas.

Respecto a los partidos de la oposición, los laboristas del PvdA, D66 de centro izquierda o CDA apoyan el “si” al acuerdo. La excepción es el Partido Socialista que apoya el “no”.

-¿Qué puede pasar si gana el no?

Las consecuencias pueden ser graves para el gobierno neerlandés en caso de que la opción “no” gane. El referéndum no es vinculante, pero si existe una alta participación, será difícil para el gobierno obviar la opinión del electorado. Ignorar a los votantes en los países del norte de Europa tiene siempre un gran castigo electoral en las siguientes elecciones, por tanto el gobierno puede encontrarse en una grave encrucijada.

Y si el gobierno holandés hace caso a los votantes y no ratifica este acuerdo, puede suponer el comienzo de otro problema de graves consecuencias para la Unión Europea al tener un acuerdo no ratificado por todos los países miembros, y un problema para la unión del bloque europeo.

El presidente de la Comisión Europea, Juncker, advertía de que este referéndum no debe usarse para convertirlo en un voto sobre la Unión Europea. Y es que el referéndum viene en el peor momento posible, ya que los Países Bajos ostentan en este primer semestre la presidencia de la Unión Europea, y en el caso de que gane el “no”, el sentimiento euroescéptico que puede aparecer puede ser peligrosamente alto, en un año en el que el futuro de la Unión Europea está en juego también con el referéndum británico.