Es el claro ejemplo de una clara manipulación que rompe con todas las normas periodísticas escritas, pero lamentablemente, han aparecido titulares así, aunque con la diferencia del nombre. En este caso, el «elegido» ha sido Macron.

Mañana domingo se celebrará en Francia la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. Tras una primera vuelta reñida, con los 4 primeros candidatos en un margen de diferencia inferior al 5%, se saldó con Macron y Le Pen como los elegidos para participar en la segunda vuelta de las elecciones, con un 24,01% y un 21,30% de los votos respectivamente.

Como ya sabréis, Macron es el candidato del «money, money» y del CAC 40 (el IBEX 35 francés), por eso hay tanto interés en que gane. Es especialista en inversiones bancarias y economía, y tras dimitir del gabinete de Hollande dijo: “Ya no soy socialista”.

Por otro lado tenemos a Marine Le Pen, con un estilo un poco más refinado que Susana Díaz pero con las mismas ideas patéticas. Una está ahí gracias a su padre, y la otra también, por… Felipe González. Criticada por seguir una tendencia demasiado extremista, similar a la de Trump, y similar a la de tu vecino que no es racista pero no quiere moros viviendo en el piso de abajo. Le Pen quiere sacar a Francia del Euro, abandonar la UE y crear una especie de DNI por puntos, para retirar la ciudadanía a los que pierdan puntos. Incluso algunas de sus medidas podrían ser adoptadas por Podemos.

Seguramente, a nadie le gustaría que ocurriesen algunas de esas cosas pero bueno, Le Pen recibe palos por todos los lados, cuando Theresa May está haciendo exactamente lo mismo en Reino Unido, y está en un pedestal. Curioso, ¿verdad?

¿Qué pasará mañana? A ciencia cierta, nadie lo sabe. Pero la prensa y las encuestas insisten de una forma insólita con la victoria aplastante del candidato de la “nueva derecha”, Emmanuel Macron. Al igual que se pedía para Clinton en las pasadas elecciones americanas. Y al igual que en las elecciones americanas, tener que elegir entre dos pésimos candidatos, es una gran jodienda para los franceses (aunque en España tenemos más opciones y siempre elegimos al más pésimo, así que da igual).

Si nos atenemos a publicaciones previas de otros referéndums y elecciones recientes, donde se otorgaba una mayoría aplastante a una “opción evidente” donde toda la estructura capitalista tenía interés y causaba un gran sesgo en encuestas y publicaciones, mañana ganaría Le Pen, sin duda alguna.

Analizando las encuestas que se están publicando, si uno se fija en los datos demográficos que es lo importante, se encuentra con que son encuestas realizadas por internet, con unos márgenes de error bastante altos, y con unos intervalos de confianza muy bajos. Resulta ríduculo que otorguen la victoria a Macron con un 60% con encuestas donde apenas responden 1000 personas y quizá hayan sido respondidas por parisinos.

En la última encuesta hasta el momento, realizada por Ipsos a través de internet con un ratio de respuesta que no llega al 65% (más de un 35% de los contactados decidieron no responder, así que no se sabe que votarán, si es que votan), se le da una victoria del 63% a Macron y un 37% a Le Pen. Aunque otros datos curiosos de la encuesta es que un 37% de los votantes piensa en cambiar su voto, y un 34% de los votantes que dijo que votaría en blanco, tiene intención de cambiar su voto. Incluso, la encuesta refleja que un 27% de los electores que votaron a Macron en la primera vuelta, están pensando en votar a Le Pen en la segunda vuelta.

Así que la claridad tan imponente con la que parece que se va a imponer Macron, para un servidor no resulta tan clara. ¿Será el análisis equivocado? Pues dará igual. Francia seguirá en la misma situación, hasta que llegue un presidente con dos dedos de frente y decida dejar de tirar bombas en Oriente Medio.

[polldaddy poll=9740686]