Semanas atrás publicaba el artículo ¿Son VOX y Podemos formaciones políticas antidemocráticas?. Allí expliqué cómo Podemos ganaba por 1,25 puntos a VOX en calidad democrática (7,91/10 vs 6,66/10).

            Este texto supone la continuación del mismo, pero con otro tema de análisis como telón de fondo: el alejamiento del centro político.

       Pues Vox y Podemos son dos partidos políticos que, aparte de generar fuertes controversias en muchos temas, son considerados -además de antidemocráticos– extremistas por sus oponentes más recalcitrantes. ¿Es correcto dicho calificativo? En este sentido, y desde una perspectiva científico-social -sin perder de vista el juicio ético-, analizaré el nivel de alejamiento del centro ideológico por parte de ambas formaciones. 

            En primer lugar, debemos identificar el concepto de izquierda con la búsqueda de la igualdad; y el concepto de derecha, con la desigualdad. Si 0 el grado máximo de extrema izquierda y si el 10 se identifica con el nivel más alto de extrema derecha, los espacios del espectro político serían: 0-1,66 (extrema izquierda), 1,67-3,33 (izquierda mediana), 3,33-4,99 (centroizquierda), 5 (centro puro), 5,01-6,67 (centroderecha), 6,68-8,33 (derecha mediana) y 8,34-10 (ultraderecha).

            En la organización de la sociedad diferenciamos seis bloques temáticos: económico, ecológico, institucional, jurídico-civil, nacional más la visión de las relaciones internacionales. A cada una de ellas les daremos un valor de 0 (ultraizquierda) a 4 (ultraderecha). Luego, haremos la correspondiente regla de tres sobre diez.

            Comencemos nuestro análisis por Podemos. Su política fiscal es fuertemente progresiva (1/4). Por otro lado, en el capítulo del Estado del Bienestar defienden un aumento del gasto en las partidas de educación y sanidad, pero respetando la existencia de centros privados (1/4). Y sus políticas económicas son altamente redistributivistas, pero dentro de una economía social de mercado (1/4). Por tanto, en el plano económico obtienen un 2,5/10.

            A nivel ecológico, los morados defienden la implementación de políticas públicas altamente favorables al desarrollo sostenible. Pero se alejan de la ecología profunda, precisamente por su idea de desarrollo en lo económico (1/4=2,5/10).

            En el plano jurídico-civil, los podemitas defienden un posmodernismo igualitario que incluye políticas públicas buenistas en materia de seguridad (okupación, derecho penal) y también medidas de discriminación positiva hacia minorías y colectivos tradicionalmente discriminados (4/4= 0/10).

            En el plano institucional, Podemos es un partido regeneracionista (defiende la transparencia, la no influencia de las oligarquías, la separación real de poderes y la eliminación de privilegios políticos), pero más relajado que en sus inicios, (politización democrática de la justicia, fin de la limitación interna de mandatos, kichnerismo organizativo dentro del partido, etc.) y poco respetuoso con la libertad de expresión cuando no le conviene. Su nota, dudosa en este apartado, es de un 1/4= 2,5/10.

            En lo que se refiere a la cuestión nacional (identitario-territorial), Podemos es un partido fuertemente plurinacional, multiculturalista y defensor de un federalismo que plantee una España unida en la diversidad. Pero defiende el mantenimiento del cupo posfeudal vasco y navarro, así como -en la praxis- el caciquismo presupuestario con las formaciones territorialistas en detrimento del principio de igualdad entre españoles. Su nota es de 1/4=2,5/10.

            Por último, en la esfera de las relaciones internacionales Podemos es antiimperialista, defiende el multilaterismo y la cooperación internacional; pero rechaza la salida de España de la OTAN. Su nota en este apartado es igualmente de un 1/4=2,5/10.

            El resultado global de Podemos es: (2,5+2,5+0+2,5+2,5+2,5) / 6= 2,08/10. Por tanto, estamos ante un partido político de izquierda mediana más cerca del extremo que del centroizquierda.

            Analicemos a continuación a VOX, su reverso ideológico. Su política fiscal es favorable a la bajada de impuestos y a la reducción de la progresividad (3/4). Su política económica es afín a la reducción del gasto público y de aumento del proteccionismo arancelario en detrimento de los países menos desarrollados (3/4). Por otro lado, los de Abascal defienden recortes en gasto y privatización en los capítulos educativo y sanitario. Su nota en materia económica es un 9/12= 7,5/10.

            En el plano ecológico, la formación paleoconservadora es negacionista del Cambio Climático, no condena el maltrato animal, defiende el productivismo agrícola y ganadero y defiende abiertamente las energías no renovables. Su nota aquí muestra un escaso nivel de conciencia ambiental (4/4=10/10).

            En el capítulo de derechos civiles, la organización de derecha alternativa defiende la contundencia en materia de seguridad y rechaza la discriminación positiva hacia las mujeres, minorías racionales y al colectivo LGTBI. Pero no rechazan el principio de igualdad constitucional ante la ley. Por tanto, su nota es también un 3/4= 7,5/10.

            En el capítulo regeneracionista, VOX no ha puesto especial acento en este apartado desde su nacimiento. Defienden una racionalización administrativa que contrasta con su desprecio hacia la libertad de expresión no afín o la no defensa de criterios meritocráticos en el ascenso judicial (que sea una elección entre jueces). Su nota es de un 2/4=5/10.

            En lo referencia a la cuestión nacional, VOX es un partido que rechaza el multiculturalismo (con tics xenófobos, como en el caso de los MENA) y la plurinacionalidad, y que preconiza un semicentralismo antiautonómico (vuelta al sistema provincial preautonómico) y filomadrileñista excluyente en lo lingüístico. No obstante, su unitarismo lleva implícita la defensa del principio de igualdad ante la ley de todos los españoles por encima de privilegios territorialistas. Aquí obtienen un 3/4=7,5/10.

            En el plano de las relaciones internacionales, la formación liderada por Abascal, influida por el neoconservadurismo y paleoconservadurismo anglosajón es atlantista, no ha condenado las agresiones imperialistas de EE.UU. e Israel y rechaza la cooperación económica con el Sur. Su nota es de un 4/4= 10/10.

            La nota global de VOX es: (7,5+10+7,5+5+7,5+10) / 6= 7,91/10. Se trata de una formación de derecha mediana más cerca también del extremo que del centroderecha.

            Si hacemos un análisis comparado, observamos cómo Podemos está, por quince centésimas, ligeramente más alejado del centro puro (5-1,94=3,06) que VOX (7,91-5=2,91). Lo que nos queda claro es que ambas formaciones son respectivamente de derecha (paleoconservadora: VOX) e izquierda alternativa (neocomunista: Podemos). Lo que resultan politológicamente falsas son las afirmaciones procedentes de sus respectivos detractores de que los programas políticos de VOX y Podemos son respectivamente fascistas y chavistas.