La Unión Europea está rota. Ya lo dijo el alcalde de Londres, Boris Johnson, en un artículo publicado en el Telegraph el pasado 22 de febrero, y es que el proyecto europeo ha mutado y crecido en una forma que está siendo irreconocible.

Migrants stand in front of a barrier at the border with Hungary near the village of Horgos
Europa: Año 2016. REUTERS/Marko Djurica

El trato que la UE está dando a los inmigrantes es lamentable. ¿Cuánto cuestan las vidas de miles de inmigrantes que vienen a nuestro territorio? Exactamente 3000 millones, que todos pagaremos para que Turquía reciba de vuelta a los inmigrantes que nuestros políticos no quieren, y cuyos países bombardean.

Recordemos algunos artículos de los tratados a los que está acogidos la Unión Europea:

-Artículo 18 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea de 2007:
Se garantiza el derecho de asilo dentro del respeto de las normas de la Convención de Ginebra de 28 de julio de 1951 y del Protocolo de 31 de enero de 1967 sobre el Estatuto de los Refugiados y de conformidad con la Constitución.

-Artículo 14 de la Declaración Universal de Derechos Humanos (1948):
1- En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país.
2.-Este derecho no podrá ser invocado contra una acción judicial realmente originada por delitos comunes o por actos opuestos a los propósitos y principios de las Naciones Unidas.

 

Bien, pues ahora recordemos estos otro 2 artículos del Tratado de la Unión Europea:

-Artículo 2
La Unión se fundamenta en los valores de respeto de la dignidad humana, libertad, democracia, igualdad, Estado de Derecho y respeto de los derechos humanos, incluidos los derechos de las personas pertenecientes a minorías. Estos valores son comunes a los Estados miembros en una sociedad caracterizada por el pluralismo, la no discriminación, la tolerancia, la justicia, la solidaridad y la igualdad entre mujeres y hombres.

-Artículo 7. 1.
A propuesta motivada de un tercio de los Estados miembros, del Parlamento Europeo o de la Comisión, el Consejo, por mayoría de cuatro quintos de sus miembros y previa aprobación del Parlamento Europeo, podrá constatar la existencia de un riesgo claro de violación grave por parte de un Estado miembro de los valores contemplados en el artículo 2.. Antes de proceder a esta constatación, el Consejo oirá al Estado miembro de que se trate y por el mismo procedimiento podrá dirigirle recomendaciones.

Es evidente y explícito el incumplimiento de estos artículos por parte de la Unión Europea. Pero… ¿y qué pasa cuando la Unión Europea en conjunto incumple esto? Quizá sea como la metáfora de ¿quién juzga al juez?, o quizá sea un fraude en toda regla.

Lo que está claro es la total protección que tiene la Unión Europea de cara a la ciudadanía. Existen macro protestas contra las acciones de nuestros gobiernos nacionales, pero no existen protestas por las acciones que realiza nuestro gobierno europeo y van en contra del interés general.

Parece mentira que en una sociedad tan conectada y organizada, no sea posible organizarse y dar voz al pueblo en estos temas donde los políticos actúan sin conocer las consecuencias. Quizá el desastre en la presión popular por el polémico y controvertido TTIP y CETA, sirva de ejemplo de que es necesaria una acción popular masiva contra la Unión Europea en relación a ciertos temas.

Y es que las declaraciones del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, el pasado jueves, diciendo a los inmigrantes: “No vengáis a Europa”, siguen siendo repugnantes y no dignas de un mandatario que representa a todos los europeos.