Alex Salmond (Linlithgow, Escocia, 1954) es un político del Partido Nacionalista Escocés (SNP), actualmente parlamentario de la Cámara de los Comunes del Parlamento Británico, y que durante 2007 y 2014 fue Primer Ministro de Escocia. Su mayor logro en ese período, fue la consecución de la celebración de un referéndum vinculante por la independencia de Escocia, con un acuerdo entre el gobierno Escocés y Británico, en el llamado Acuerdo de Edimburgo firmado en 2012. Finalmente, un 55% de los escoceses en su momento decidieron que Escocia debía de seguir formando parte del Reino Unido. Este resultado provocó la renuncia de Salmond, tras el batacazo en las expectativas del partido puestas en la independencia de Escocia. Pero esta situación, podría revertirse en el futuro. El Brexit puede convertirse en una nueva oportunidad. Para hablar de estos temas, y de este proceso el cual fue una lección de democracia al mundo entero, Alex Salmond concede una entrevista a polileaks.es :

-¿Fue la derrota en el referéndum el peor momento en su carrera política?
He tenido mejores mañanas. Fue una gran decepción para mí que la campaña por el “Si” a la independencia no tuviese el éxito en la obtención de la independencia de Escocia, aunque considero que el referéndum fue una espectacular victoria para la democracia. Cuando comenzamos nuestra campaña, en las encuestas sólo alcanzábamos un 28%, y terminamos con un 45%, así que, no ganamos el referéndum, pero desde luego que ganamos la campaña, y por supuesto las consecuencias del proceso.

-¿Cree usted que los escoceses tuvieron miedo a la independencia? ¿Donde quedó el espíritu de William Wallace?
Escocia mostró al mundo que, como nación, somos campeones de la democracia. Escocia mostró confianza, convicciones, y fortaleza. En ningún caso miedo.

-En 2014, la Unión Europea y Reino unido dijeron que una Escocia independiente no sería miembro de la UE. Este año, la situación podría cambiar si el Brexit gana. En el caso de que Reino Unido abandone la Unión Europea, ¿por qué ahora Escocia podría permanecer como un miembro independiente en la Unión europea? ¿Cuál es la diferencia entre 2014 y 2016?
En virtud del artículo 50 del tratado de Lisboa, existiría un período de dos años en el caso de que Reino Unido abandone la Unión Europea, dónde los detalles del acuerdo para abandonar la UE serían establecidos. Durante ese periodo, Escocia tendría la oportunidad de renegociar su posición. En otras ocasiones dije que el empuje para tener pronto un nuevo referéndum para la independencia de Escocia bajo estas nuevas circunstancias sería totalmente irresistible. Pero en este caso, la decisión dependería del pueblo escocés.

Scotlands-First-Minister-Alex-Salmond-addresses-the-International-Media-Conference-at-the-EICC-in-Edinburgh
-La americanización de las campañas políticas son un hecho a día de hoy, y esto provoca que muchas campañas se realicen con un carácter negativo y agresivo y tengan éxito. En el caso del referéndum Escocés, la campaña del “si” fue muy moderada. ¿Pudo haber funcionado mejor una campaña mas negativa y/o agresiva contra la Unión?
Como he dicho en otras ocasiones, la campaña del “SI” fue una clase magistral de como las grandes decisiones políticas pueden ser discutidas y tomadas de una manera democrática. En Escocia, hemos soportado los aspectos negativos de la Unión desde 1707, por lo tanto creo que no eran necesarios los recordatorios. La campaña del “SI” fue acerca de lo que Escocia podría hacer y lograr por su cuenta. Era vital que fuese una campaña positiva.

-Los escoceses mostraron sus dudas acerca de los planes para mantener la libra como la moneda escocesa, o sobre el NHS (Sistema nacional de Salud), o la permanencia en la Unión Europea. ¿Cree usted que algunos aspectos claves no fueron bien explicados a los ciudadanos?
Yo lo que creo es que muchos de los conceptos claves de nuestros argumentos cayeron víctimas de las tácticas del miedo y pánico de la campaña “Better together” (Campaña por el No a la independencia). Una gran cantidad de las propuestas que hicimos se reducen al sentido común. En el caso de mantener la libra esterlina, pues Inglaterra es nuestro mayor socio comercial, y Escocia es el segundo mayor socio comercial de Inglaterra después de los Estados Unidos. Por tanto, en este caso sería de sentido común que hubiese un acuerdo para una moneda común.

-Sorprendentemente, la prensa Británica nunca informó de manera imparcial y objetiva sobre el referéndum escocés, rompiendo todas las normas  de ética periodística. ¿Por qué sucedió? El caso de la cobertura de la BBC fue flagrante.
Uno de mis mayores arrepentimientos de la campaña fue el no haber sido capaz de preveer la verdadera magnitud del sesgo institucional en ciertas áreas de la prensa británica. En efecto, la prensa de derechas en Escocia nos dió algunas sorpresas que fueron perjudiciales, con periodistas con escasa perspectiva infectando las redes sociales con artículos sesgados a propósito.

La BBC fue una de las mayores herramientas utilizadas para la campaña de pánico y alarmismo, y ellos mismos se arruinaron completamente una de las mayores reputaciones en el mundo de la radiodifusión.

Alex Salmond at independence rally
Alex Salmond, en un mitin en Edimburgo a favor de la independencia escocesa. (Foto: dailyrecord.co.uk)
-¿Fue la adopción del euro para Escocia una alternativa propuesta en algún momento? ¿No cree usted que el Euro podría haber sido una moneda mejor para expandir la economía escocesa en una situación de independencia?
Siempre he sido firme en mantener la libra para Escocia, y he sido firme en que la libra sería la mejor moneda para una Escocia independiente. La libra, después de todo, es la moneda de Escocia como lo es de Irlanda del Norte, Gales e Inglaterra.

 

-Al final, parece que David Cameron mintió a todos los escoceses con falsas promesas. ¿Por qué los escoceses no le creyeron a usted en su momento? ¿Era mejor malo conocido que bueno por conocer?
La “Promesa” de Cameron, que fue el último intento por parte de “Better together” para salvar su campaña, fue decisiva. Fue diseñada para el 10% de la gente que se estaba moviendo hacía el “Si” a la independencia. Eran los votantes indecisos los cuales podían ser persuadidos de que todavía podía existir un progreso para Escocia sin votar “Si”.

-¿Por qué quiso usted mantener la monarquía? ¿No cree usted que la opción no estaba promoviendo una independencia real y podría ayudar a la campaña unionista? Por ejemplo, en el caso Español, sería difícil de creer una Galicia, Euskadi o Cataluña independiente y manteniendo al rey Español.
Mencioné en otras ocasiones de que es más fácil que se produzca una República Inglesa que una República Escocesa. Escocia, en modo alguno, no es una sociedad dividida sin clases sociales, pero las desigualdades de clase en Escocia no están generalmente vinculadas a la monarquía.

-En una reciente encuesta, sólo un 3% de los galeses apoyarían una Gales independiente. ¿Por qué la independencia tiene más éxito en Escocia que en Gales?
Si nos fijamos en la composición del recientemente elegido parlamento Gales, podemos decir que es un hecho que “Plaid Cymru” son ahora la oposición oficial que representa la dinámica cambiante que está siguiendo la política galesa. “Plaid Cymru” dijo que la independencia galesa no es algo que vaya a ocurrir a corto plazo, pero es una aspiración a largo plazo para el partido.

-Entendemos que usted está al tanto del conflicto entre Cataluña y España sobre la celebración de un referéndum. ¿Cuál puede ser la solución para este caso cuando ambos bandos están enfrentados y sin la existencia de una predisposición del Gobierno Español para negociar?
Me encontré con el presidente Carles Puigdemont en Londres la semana pasada, y hablamos de este tema. Le recordé que Escocia tardó 66 años en forzar al gobierno de Reino Unido a promulgar la celebración de un referéndum sobre la independencia. Las circunstancias entre Escocia y Cataluña son diferentes. Cada nación tiene su propia identidad. España y Cataluña deben de continuar manteniendo un diálogo y negociar, y Cataluña debe de estar preparada para celebrar un referéndum cuando llegue el momento adecuado.

-¿Puede la ausencia de negociaciones entre gobiernos, ser causa para la creación de organizaciones paralimitares como el IRA en Irlanda o ETA en España?
La única manera de resolver los problemas nacionales es asegurar que todos los que están relacionados con la causa tengan la oportunidad de discutir y negociar. Si las opiniones enfrentadas de un argumento no discuten el problema, entonces el problema se manifestará en si mismo en algo que sería cada vez más difícil de resolver. Sin embargo, no se pueden comparar tan cercanamente  los problemas de un país con otro. Irlanda no es Escocia, como Escocia no es Cataluña. Mencioné esto antes y creo que se trata de un punto fundamental.

-En el caso de Galicia, una de las 3 naciones históricas integradas en España junto a Euskadi y Cataluña, el nacionalismo se encuentra en una situación muy fragmentada que ocasiona una gran pérdida de poder frente a los partidos nacionales españoles. ¿Es posible comenzar un proceso de independencia con estos niveles de fragmentación? ¿Qué consejo daría?
El consejo que daría es muy sencillo. Las personas de cualquier nación deberían de tener el derecho a decidir su propio destino. Sin embargo, para conseguir unilateralmente este destino, cuando la visión no es compartida por la mayoría de la población, sería algo irresponsable. Tiene que haber un mandato claro e innegable para la independencia. La democracia no se puede poner en riesgo bajo ninguna circunstancia.


Desde polileaks.es agradecemos el interés de Alex Salmond y su equipo para que esta entrevista fuese posible.