Las aún no convocadas próximas elecciones generales en los Países Bajos, las cuales se celebrarán antes de la fecha límite del 17 de marzo de 2017, pueden acabar provocando que la Unión Europea se rompa definitivamente.

Y es que todas las encuestas dan ganador por una amplia ventaja al partido ultra xenófobo y fascista  PVV (Partido de la Libertad), que conseguiría al menos 42 asientos, frente a los 19 del segundo partido, los liberales del VVD que son el actual partido que gobierna. El líder del partido PVV, es Geert Wilders, un hombre con ideas xenófobas y racistas, que lucha contra el Islam y tiene una gran devoción hacia Israel. Wilders ha sido procesado varias veces por delitos de incitación al odio y discriminación, al haber animado varias veces a los seguidores del partido a “limpiar Holanda de marroquíes” entre otras perlas.

14566913807033
El líder de la extrema derecha holandesa, Geert Wilders, corta una estrella de la bandera de la Unión Europea, durante una manifestación en Bruselas. REUTERS

La Unión Europea debe estar en alerta. En 2005, Holanda, junto a Francia, fue uno de los dos países europeos en rechazar el proyecto de establecer una Constitución Europea. Holanda también ha vetado la entrada de Turquía en la Unión, y el pasado mes de abril, la ciudadanía votó en contra de un acuerdo para establecer las bases de una futura anexión de Ucrania a la Unión Europea. Los holandeses ya han demostrado en varias ocasiones un sentimiento dominante anti-UE, y en una nueva votación, no parece que vaya a suceder lo contrario.

El líder del PVV, Wilders, además ha declarado recientemente que “los holandeses necesitamos tener la oportunidad de expresar nuestra opinión sobre nuestra pertenencia a la UE lo antes posible”.  Y también declaró que “si me convierto en primer ministro, habrá un referéndum en Holanda para abandonar la UE”. Ha prometido que la celebración de un referendum de salida de la UE será el eje principal de su próxima campaña para recuperar la soberanía perdida. Wilders agita constantemente el fantasma del abandono de la Unión, debido a que considera que los ciudadanos holandeses ya no son dueños de su país, ni de su dinero, y tampoco de las fronteras o de las políticas migratorias. Todas las encuestas indican que arrasará en las elecciones. Y Wilders ya lleva tiempo trabajando y allanando el terreno para un posible “Nexit”.

Las ideas fascistas de Wilders contra la inmigración y contra el Islam, están calando mucho en Holanda. Los ciudadanos piensan que se está produciendo una invasión que está acabando con su cultura, y su tan bien considerado estado de bienestar. El 33% de los holandeses cree que no se debería permitir la entrada al país de personas de otras razas o grupos étnicos. Un dato escalofriante. Por otro lado, en una reciente encuesta publicada por peil.nl, un 54% de los holandeses estaría a favor de la celebración de un referendum de salida, donde se estima que un 48% votaría a favor de la salida, y un 45% por permanecer. Como extra, la encuesta realizada el pasado mes de junio, indicó que un 64% de la ciudadanía con un perfil educacional bajo, votaría a favor de la salida de Holanda del proyecto Europeo.

Si sumamos esta mentalidad de la ciudadanía, al proyecto que maneja el candidato Wilders, es muy probable que los Países Bajos, sean el próximo país en abandonar el proyecto europeo. Veremos que sucederá en la próxima primavera pero, Nexit, será el nuevo vocablo dominante en asuntos europeos durante 2017.