Ya han pasado 58 días desde las elecciones y todavía seguimos con un peculiar panorama, sin nuevo presidente y sin visos de formación de gobierno a corto plazo. En las últimas semanas estamos viendo cómo Podemos está haciendo propuestas muy contrarias a las del PSOE, y esto responde a unos intereses muy claros por parte del partido del candidato Pablo Iglesias.

SPAIN-PARTIES-POLITICS-PODEMOS
Pablo Iglesias. AFP PHOTO / DANI POZO

Estos intentos para forzar al límite la situación con el PSOE, sólo responden a dos causas, y son, o bien forzar la convocatoria de unas nuevas elecciones, o bien llegar a un acuerdo donde salgan muy beneficiados. De ahí las exigencias propuestas.

Y es que la convocatoria de unas nuevas elecciones, mejorarían los resultados obtenidos por la formación morada en las pasadas elecciones del 20-N. Lo vemos en la encuesta publicada la semana pasada por el CIS. Podemos superaría al PSOE en intención de voto en más de 1,5 puntos, y con una clara tendencia de ascenso, mientras la del PSOE sigue siendo la tendencia de la caída en picado y sin paracaídas.

Las claras diferencias internas en el PSOE entre la dirección y los mal llamados “barones”, provocan que se cree un clima enrarecido de batallas internas, que la gente de la calle es capaz de apreciar, y les provoca un desapego considerando que en el PSOE siguen con “más de lo mismo”.  Este caos del PSOE, provoca que aquellos votantes indecisos que acabaron votando por el PSOE, cambien su voto. También provoca que muchos votantes de “toda la vida” abandonen el barco del partido.

Y es que el PSOE, actualmente no sabe lo que quiere. Y si Pedro Sánchez lo sabe, los “barones” de su partido, no le dejan. Y si, hablamos principalmente de esos barones que ya disfrutan de un retiro dorado. Véase Corcuera, Guerra, Bono, Felipe González… (curiosamente, desaparecido se encuentra el señor Zapatero, aunque este pasado fin de semana apareció en El País defendiendo el pacto con Podemos).

Respecto a Ciudadanos, pues es un globo que actualmente está pinchado. Serían junto al PSOE los grandes perjudicados en el caso de unas nuevas elecciones. Su desesperación por formar gobierno junto al PSOE es enorme. Saben que han obtenido un fracaso de enormes dimensiones en las pasadas elecciones, y esos resultados, ni están ni se les espera otra vez, y eso provocará que el partido se desinfle completamente a corto plazo.

Podemos tiene la llave del gobierno y lo saben. Y saben que saldrán beneficiados en caso de nuevas elecciones, o de que gobiernen junto al PSOE, donde probablemente ostentarán algunos de los ministerios más importantes. Están sabiendo aprovechar la situación, haciendo propuestas para la gente, y viendo que si su expectativa de voto sigue subiendo, lo que más les puede interesar es que se repitan las elecciones.

El PSOE se encuentra en una tesitura complicada. O bien cede a las pretensiones de Podemos, y Pedro Sánchez es presidente. O bien, tendremos nuevas elecciones, y el PSOE sabe que el resultado será peor que las elecciones del pasado mes de diciembre.

¿Alguien se imagina el escándalo interno que podría acontecer en el PSOE en caso de fracasar en su candidatura para formar gobierno y que haya nuevas elecciones?  El señor Pablo Iglesias, tiene la sartén por el mango, y quizá se cumpla la teoría del segundo mejor.