El pasado domingo se celebró un referéndum en Italia sobre la reforma constitucional propuesta por el Primer Ministro italiano, Matteo Renzi, que terminó en absoluto fracaso… para Renzi, con la clara victoria del “no”.

A diferencia de España, el senado en Italia si sirve para algo. Y explicamos por qué. Para aprobar una ley en Italia, se debe de aprobar por mayoría tanto en el Congreso, como en el Senado. El Partido Democrático de Renzi, tiene mayoría en el Parlamento, pero no la tiene en el Senado. Y es ahí donde surgen los problemas para aprobar leyes, al no existir mayoría en las dos cámaras representativas. Por eso, quizá han existido 63 gobiernos en los últimos 70 años.

renzi

La reforma propuesta por Renzi venía a ser el típico arrebato del adolescente que quiere hacer lo que le da la gana y no puede y acaba buscando alternativas. En este caso, la alternativa se basaba en eliminar el poder del Senado y convertirlo en un órgano representativo de las distintas regiones italianas. Recordamos, que la corrupción a nivel local y regional en Italia es exageradamente alta, así que las grandes empresas y poderes manejarían a su antojo a esta nueva cámara sin potestad para legislar.

¿Qué significaría esta reforma? Significaría adaptar las normas al antojo del primer ministro, y significaría eliminar medidas de control para facilitar la aprobación de leyes que podrían ser perjudiciales para los italianos. Resumiendo, un recorte brutal en el juego democrático.

Por otro lado, también aquí nos encontramos con la gran estafa de la prensa mundial. Un bochornoso espectáculo manipulador en defensa de sus intereses. Se amenazó a la población con que si ganaba el “no”, Italia entraría en recesión, se provocaría una crisis sin precedentes, se convocarían nuevas elecciones, y se acabaría con la elección del partido Movimiento 5 Estrellas, del humorista Beppe Grillo, el cual amenazó con abandonar la Unión Europea.

Pero una vez más, la prensa tradicional engaña, y no informa objetivamente. Informan para dar miedo y favorecer a sus intereses, como sucedió con el Brexit o con Trump, por eso defendieron votar “Sí” al referéndum. Lo que no contaron a sus lectores es por qué Italia podría entrar en recesión, o por qué abandonar la Unión Europea era una opción. Renzi, dijo que la UE debe de ser restructurada, Berlusconi y su partido Forza Italia, que se debe de abandonar el euro, y Salvini, líder de Liga Norte, dijo que Italia debe seguir el camino de Reino Unido.

Nunca leeremos en la prensa que Italia sufre desde hace tiempo una fuga de capitales con 354.000 millones de créditos incobrables (nada más y nada menos que 1/3 del total de la UE) . ¿Miedo a la derrota de Renzi y de que en la convocatoria de nuevas elecciones gane algún antieuropeísta? La respuesta es no. Mentira. No habrá ningún caos político en un estado democrático. Lo que no cuentan es que esta fuga está provocada por la inestabilidad de los bancos italianos. El banco más antiguo del mundo, Monte dei Paschi, está a punto de ser rescatado por tercera vez en los últimos años, con una inyección de más de 5.000 millones. Por tanto, la crisis, no la provoca un referéndum. La provocan los bancos. Y una salida de Italia de la Unión Europea con esta situación, sería un completo suicidio.